martes, 9 de agosto de 2016

EL APORQUE O CULTIVO EN EL BIOHUERTO

El aporque o también llamado cultivo es una actividad que se realiza en el biohuerto u otro sistema de producción agrícola y consiste en amontonar tierra alrededor de la base de las plantas en crecimiento con la ayuda de herramientas como pico o lampa para que puedan reportarse los siguientes beneficios:
Aporque en plantas de col

Favorece el crecimiento vertical de las plantas
Con esta actividad se evita que la planta “caiga” hacia un lado por su peso y dañe su tallo o se quiebren sus hojas; se debe tener en cuenta que una planta que crece en forma vertical tendrá un mejor desarrollo de tallos, hojas, flores y frutos, porque crecerá hacia la luz sin competir con las otras plantas vecinas.
Favorece el desarrollo de las raíces en el suelo
Porque al remover el suelo se reduce su compactación o endurecimiento, facilitando la penetración de las raíces en estos espacios y promoviendo el ingreso de aire y de agua que serán aprovechados por las raíces para absorber los nutrientes, de esta forma se promueve el crecimiento y desarrollo de la planta. Además, en las hortalizas que desarrollan raíces reservantes como la zanahoria, betarraga, nabo, etc. el aporque favorece un mejor crecimiento de las mismas.
Facilita el abonamiento de las plantas
Durante esta actividad se puede aplicar el abono al suelo de manera que al ser enterrado cerca de las raíces sean aprovechados por estas para el crecimiento de la planta. El abonamiento se realiza espolvoreando un puñado del  abono; que puede ser compost, humus de lombriz o estiércol;  alrededor de la base de la planta para posteriormente ser tapado con tierra.
Aleja la base la planta del contacto con el agua: Reduce pudriciones
Gran parte de las hortalizas son sensibles a las pudriciones sobre todo en las base del tallo que está mas cerca al suelo; por ello, conforme la planta va creciendo se debe alejar la base de su tallo del surco o de donde discurre el agua de riego y esto solo se logra con el aporque.
Permite la eliminación de gusanos de tierra y de malezas
Como se afloja el suelo al contorno de la planta es común encontrar gusanos o hasta pupas escondidas cerca de la base de la planta; los gusanos son plagas que se alimentan de los brotes u hojas dañándolos y matando las plantas en algunos casos; por lo que deben eliminarse o retirarse conforme van apareciendo en la tierra. Por otro lado, las malezas van a competir con las plantas sembradas por el agua, la luz y los nutrientes por lo que deben retirarse desde la raíz para evitar que vuelvan a brotar.
Abonamiento durante el aporque

Consejos para un buen aporque
  • Debe realizarse después de 2 – 3 días después de un riego, esto facilitará que las herramientas rompan el suelo sin realizar mucho esfuerzo.
  • Se debe tener cuidado de no quebrar las raíces de las plantas cultivadas, para ello es recomendable usar lampas o palas pequeñas, siempre y cuando su biohuerto sea pequeño. El primer aporque debe realizarse entre los 30 – 40 días después de la siembra o trasplante, de manera que como la planta va a estar pequeña no se rompan o dañen raíces, ni hojas o tallos.
  • Después del aporque se debe regar abundantemente para que reducir el estrés que se va a producir en la planta por la ruptura de raíces.

sábado, 6 de agosto de 2016

EN AGOSTO: ¿QUÉ PUEDO SEMBRAR EN MI BIOHUERTO?

Legó el mes de agosto en la ciudad de Lima - Perú, este mes tiene de particular la presencia de bajas temperaturas (12° - 14°), lloviznas o garúas a cualquier hora del día y mucha nubosidad que no deja ver el sol por varios días, todo esto tiene un efecto negativo en gran parte de los cultivos, pues retraza su crecimiento y desarrollo; en otros casos no hay producción sobre todo en las hortalizas que consumimos sus frutos como el pimiento, ají, pepino, etc. Sin embargo, también se debe tomar en cuenta otros factores de producción como son la presencia de un suelo bien abonado y libre de sales, el uso de semillas con buen poder germinativo y la provisión del riego.
 El frío invierno Limeño

Durante este mes en la ciudad de Lima y alrededores se recomienda el cultivo de hortalizas de hojas o de raíz pues su periodo de crecimiento es corto (3 – 4 meses), pues la producción de hojas es más rápida que la de raíces, inflorescencias y frutos, en ese orden. Por ello, se pueden sembrar los siguientes cultivos:

Acelga
Es una hortaliza de rápido crecimiento durante casi todo el año, aunque en el invierno la planta tiene un crecimiento mas lento la ventaja de su cultivo es que no va a ser atacada por gusanos comedores de hojas como si sucedería en el verano. Esta planta se encuentra lista para su primera cosecha a los 60 – 75 días después de la siembra; a partir de allí se puede cosechar nuevas hojas cada 20 – 25 días.

Cebolla china
Es una hortaliza de doble propósito, pues además de consumirse tanto las hojas como los bulbos, mientras crece protege a los cultivos vecinos del ataque de algunas plagas como pequeños gusanos, debido a su olor. Las bajas temperaturas del invierno favorecen el desarrollo de las hojas pues son mas gruesas y largas, que si fuera sembrada en el verano. Esta planta se encuentra lista para la cosecha a los 90 – 100 días después de la siembra.

Col
Este cultivo puede crecer muy bien durante el invierno pues no es muy atacado por gusanos comedores de hojas como si ocurriría en el verano; Sin embargo, se debe tener en cuenta que este cultivo necesita de una adecuada iluminación para que se puedan formar las cabezas, caso contrario solo crecería el tallo y la cabeza sería muy pequeña; para evitar esto se debe sembrar en lugares abiertos, lejos de árboles o edificios; y a un adecuado distanciamiento (entre 0.3 – 0.4 cm.) Esta planta se encuentra lista para cosecha entre los 120 – 140 días después de la siembra, dependiendo del cultivar sembrado.

Culantro
Es una hierba aromática de rápido crecimiento pues se encuentra lista para el consumo entre los 40 – 50 días después de la siembra, La ventaja de su cultivo en estos meses de invierno es que no se van a presentar problemas de floración temprana, por lo que la planta va a desarrollar mayor cantidad de hojas. La desventaja de su cultivo es que es muy sensible al exceso de humedad, en especial durante la germinación y cuando emerge del suelo, por lo que se deben realizar riegos ligeros.

Espinaca
Es una hortaliza de hoja de rápido crecimiento durante el invierno, pues se encuentra lista para el consumo entre los 35 – 45 días después de la siembra; se debe tener en cuenta que crece mejor cuando los días son fríos (Finales de otoño, invierno y principios de primavera), a diferencia del verano donde no llega a germinar. El problema de su cultivo es que es muy sensible al exceso de humedad, sobre todo cuando recién germina y emerge del suelo, para evitar pudriciones se debe evitar regar en exceso.

Lechuga
Es una hortaliza que se puede sembrar en estos meses, sin embargo, para que la cosecha sea rápida se recomienda usar cultivares de hojas, es decir que no formen cabeza pues los primeros se encuentran listos para la cosecha a los 3 meses y lo segundos a los 5 meses aproximadamente.

Rabanito
Es una de las hortalizas que puede sembrarse durante todo el año, además posen un rápido crecimiento, pues se encuentra lista para el consumo entre los 30 – 35 días después de la siembra. Sin embargo, durante su siembra en invierno se debe tener en cuenta que por las condiciones de nubosidad de Lima, no van a presentarse buenas condiciones iluminación durante el día afectando el crecimiento normal de este cultivo pues la planta desarrollará mayor cantidad de hojas y la raíz reservante no engrosará. Para evitar esto se debe sembrar este cultivo en lugares bien iluminados (lejos de árboles o edificios) y a mayor distancia de siembra (entre 6 – 10 cm. de separación por punto de siembra).

Zanahoria
Es una hortaliza que desarrolla una raíz reservante alargada, su periodo de cultivo se da entre los 90 – 120 días después de la siembra, dependiendo del cultivar sembrado; esta hortaliza crece muy bien durante los meses con temperaturas bajas a diferencia del verano donde no desarrolla bien, pues la planta solo produce hojas; Sin embargo, al igual que la espinaca, es muy sensible a la pudrición por exceso de humedad, sobre todo cuando ya está desarrollando la raíz reservante; para evitar esto se debe regar ligeramente siempre tratando que el agua no entre en contacto directo con la base del tallo.
Hortalizas que puedo sembrar en invierno

jueves, 21 de julio de 2016

¿POR QUÉ DEBEMOS PONER PLATOS DEBAJO DE LAS MACETAS?

Esta fue una pregunta que me hizo un niño mientras le enseñaba como debía cuidar su planta de menta sembrada en una maceta de plástico. Si bien este plato o bandeja, tiene un uso primordial que es evitar que el agua que drena después del riego no caiga al suelo o piso y provoque una pequeña inundación en la sala, la terraza, el balcón o cualquier lugar donde solemos colocar las macetas, también tiene otros beneficios como son:
Bandejas para colectar el agua del riego en macetas con hortalizas

BENEFICIOS DEL USO DE PLATOS COLECTORES DE AGUA
  • Permite que el agua que no es absorbida o aprovechada por las raíces de las plantas durante el riego pueda almacenarse hasta el momento en que las mismas raíces van a necesitar este elemento.
  • Se reduce la frecuencia de los riegos y con ello el volumen de agua a aplicar, ya que las plantas aprovecharán este elemento conforme a sus necesidades de crecimiento y desarrollo a través de la absorción de las raíces.
  • Evita la rápida compactación del sustrato de la maceta, donde está sembrada la planta, pues al mantenerlo siempre húmedo no se va a endurecer ya que los poros o espacios libres de este sustrato van a estar llenos de agua.
  • Evitan la pérdida de los nutrientes del sustrato, pues durante el riego ocurre el lavado de los nutrientes, los cuales dejan el sustrato y caen hacia el plato colector perdiéndose poco a poco la fertilidad; para evitar esta pérdida se debe volver a aplicar esta agua colectada a la planta a través del riego.
  • Favorecen el desarrollo o colonización de las raíces dentro de la maceta, pues al buscar el líquido elemento se van a dirigir hacia la base de la maceta en la parte mas próxima al plato colector.
Platos colectores de agua de riego en almácigos de cebolla

RECOMENDACIONES PARA EL BUEN USO DE LOS PLATOS COLECTORES DE AGUA
  • El plato o bandeja a utilizar debe tener una altura del borde de por lo menos 3 cm. Para que pueda colectar la mayor cantidad de agua posible sin que se ésta caiga al suelo o piso.
  • Para evitar pudriciones en las plantas sembradas, por exceso de humedad, se deben usar macetas altas, de por lo menos 20 ó 25 cm. de altura del borde. Además se debe evitar regar en exceso, para ello se debe aplicar el agua poco a poco hasta el momento en que se observa que empieza a drenar por la base de la maceta.
  • Solo se debe regar cuando se observe que el plato debajo de las macetas se encuentre seco, este es un indicador que la planta necesita agua.
  • Para evitar la pérdida de los nutrientes del sustrato que caen al plato después del riego se debe volver a aplicar esta agua, pero además se debe enjuagar el plato de manera que el barro que se forme también se aplique a la maceta como riego pues es rico en nutrientes.
  • Para evitar la presencia de mosquitos o zancudos por el agua empozada se puede forrar o cubrir los bordes expuestos del planto con plástico o bolsa de manera que no ingresen estos insectos a poner huevos, además los platos no deben ser muy anchos, deben coincidir con el diámetro de la base de la maceta.
Platos colectores de agua de riego en macetas con lechuga

domingo, 5 de junio de 2016

COMO OBTENER BULBOS DE CEBOLLA CHINA

La cebolla china es una hortaliza muy apreciada en la gastronomía peruana sobre todo en las comidas que venden en los restaurantes "chifa" o de fusión peruano – china (arroz chaufa, aeropuerto, tallarín saltado, etc.); De allí la importancia de su cultivo, el cual dentro del biohuerto por su facilidad de se puede realizar durante todo el año en diversas zonas de Lima, principalmente en los valles cercanos a la ciudad.

La cebolla china se propaga o multiplica de dos formas; la primera es de forma sexual a través de semillas, las cuales tienen que comprarse en tiendas semilleras, además desde la siembra hasta la cosecha hay un periodo de entre 5 – 6 meses y por otro lado se encuentra la forma asexual, a través de los bulbos, que son mas fáciles de conseguir en cualquier mercado y crecen en menor tiempo, pues desde la siembra hasta la cosecha pueden transcurrir entre 3 – 4 meses. De allí la importancia de poder contar con estos bulbos.


Los bulbos de la cebolla china vienen a ser las cabezas de color blanquecino de donde emergen las hojas de color verde; los bulbos que se venden en el mercado tienen un elevado contenido de humedad que no permite su almacenamiento por varios meses hasta que se cuente con un espacio libre para su siembra o poder transportarlos a otra región o país sin que se pudran durante el trayecto. Por ello, es necesario realizar algunas actividades que faciliten su secado y almacenamiento, estas actividades son:

Selección de las plantas
Primero, se debe conseguir un atado de plantas de cebolla china; Éste atado se vende en cualquier mercado; Se debe tener en cuenta conseguir plantas que tengan los bulbos bien desarrollados o de gran tamaño; generalmente los bulbos se desarrollan mejor durante el verano en época donde la temperatura es elevada.

Corte de las plantas
Después de obtener las plantas se debe realizar un corte de las hojas a los  5 – 7 cm. por encima de los bulbos; La parte superior de las hojas las puedes consumir sin ningún problema porque no van a ser usadas posteriormente. 
Selección y corte de plantas de cebolla china

Lavado y separado de bulbos
Los bulbos cortados deben ser lavados para eliminar los restos de impurezas e insectos, en caso estén presentes. El lavado consiste en el remojo por algunos minutos y posterior refregado; durante esta actividad es recomendable separar los bulbos que se encuentran adheridos entre sí para poder facilitar la eliminación de impurezas.
Lavado y separado de bulbos

Secado o curación
Los bulbos se deben colocar sobre una fuente o una manta de tela o papel; uno al costado del otro, de manera que estén separados entre sí y no superpuestos. La fuente o la tela deben colocarse en un lugar que reciba directamente los rayos del sol, de preferencia puede ser el techo de la casa. Los bulbos van a permanecer en este lugar por espacio de 3 – 4 semanas dependiendo de la intensidad del calor. Éstos van a empezar a deshidratarse y a cerrar la herida originada por la tijera o cuchillo; Este proceso se denomina curado. Cada 3 – 5 días se deben voltear los bulbos para asegurar su adecuada deshidratación.
Secado de bulbos de cebolla china

Limpieza
Al finalizar el proceso de curado se van a obtener bulbos secos cubiertos de hojas y raíces secas, por lo que deben extraerse con cuidado, pues no se van a usar posteriormente. Una forma sencilla de hacer la limpieza es presionando los bulbos con la mano y luego friccionar con los dedos de manera que los restos secos se desprenderán con facilidad.
Limpieza de bulbos secos

Almacenamiento
Una vez que los bulbos se encuentran deshidratados y limpios se deben colocar dentro de un envase seco de plástico o de vidrio y se coloca tapa, para evitar el ingreso de pequeños escarabajos (gorgojos) o polillas; Estos envases se pueden almacenar por varios meses hasta la siembra o facilitar su traslado hasta otra región, siempre y cuando se coloquen en un lugar fresco y seco como una repisa o un cajón de la sala o alguna habitación que tenga buena ventilación.
Almacenamiento de bulbos de cebolla china

Siembra de los bulbos
Para realizar la siembra se debe hacer un agujero de 5 cm. de profundidad en la zona húmeda del suelo y colocar los bulbos de modo que se puedan tapar con la tierra, es decir que estén bien cubiertos. Después se deben realizar riegos ligeros cada 3 – 5 días dependiendo del clima, así empezarán a brotar las hojas rápidamente y se formarán nuevas plantas de este cultivo.
Siembra de bulbos de cebolla china

miércoles, 1 de junio de 2016

COMO PRODUCIR HORTALIZAS EN MACETAS (2 PARTE)

El tener un biohuerto en casa es una muy buena opción porque es una fuente de alimentos frescos y saludables; sin embargo, no todos disponemos de amplios jardines donde podemos instalar parcelas; por ello, una buena opción es el cultivo en macetas, para ello se debe tener las siguientes consideraciones:

¿Cómo abonar las plantas que crecen en macetas?
El primer abonamiento se realiza durante la mezcla de sustratos antes del llenado de la maceta y de la siembra o trasplante; esto se realiza para que la planta pueda tener los nutrientes necesarios para su crecimiento o desarrollo; El segundo y tercer abonamiento dependerán del tipo de cultivo que se esté sembrando pues, por ejemplo, si la planta tiene una sola cosecha y su periodo de vida es menor a 3 meses como la betarraga, culantro, nabo, rabanito, etc. ya no será necesario volver a abonar; pero si su periodo de vida es mayor a 3 meses y tiene usa sola cosecha como la lechuga americana, apio, poro, etc. o varias cosechas como por ejemplo: La albahaca, el perejil, hierbabuena, etc. se debe realizar un abonamiento cada 3 – 4 meses, lo cual aportará los nutrientes a la planta para seguir desarrollándose y obtener una adecuada cosecha.

Los abonamientos de macetas se deben realizar de la siguiente manera:
ü  Con una lampa de mano se afloja o remueve la tierra al contorno de la base de la planta, esto se debe realizar con cuidado de no quebrar muchas raíces; la profundidad de remoción puede ser entre los 5  - 10 cm. Durante esta actividad se puede realizar el deshierbo, retirando las malezas desde la raíz para evitar que vuelvan a rebrotar.
ü  Con ayuda de la lampa se cava un anillo alrededor de la base de la planta; no debe estar muy cerca de la base (entre 5 – 10 cm. lejos, dependiendo del ancho de la maceta).
ü  Con la mano se esparce un “puñado” de abono (compost o humus de lombriz) dentro del anillo cavado; Luego se tapa con la tierra que está fuera del anillo.
ü  Se riega abundantemente para que las raíces sigan creciendo y entren en contacto con el abono.
Abonamiento de albahaca sembrada en maceta

¿Se puede reutilizar el sustrato de la maceta?
Si se puede reutilizar, sin embargo, se debe desinfectar para evitar la presencia de microorganismos dañinos causantes de las enfermedades (hongos, bacterias, etc.) y de insectos plaga (como gusanos, pupas, huevos, etc.)

La manera mas fácil de realizar la desinfección es a través de la solarización, la cual consiste en retirar todo el sustrato de la maceta y extenderlo sobre un plástico y exponerlo al sol para que se seque por varios días (10 – 15) de esta forma se eliminan los microorganismos dañinos y las plagas. El problema de esta técnica es que es mas efectiva durante el verano cuando los rayos solares son mas intensos.

Durante el invierno se puede dejar descansar el sustrato por 2 – 3 meses; pero antes se debe colocar en una tina extendida o un cajón de fruta forrado con plástico y se remueve cada semana de manera que siempre se encuentre “suelto”. Esto también eliminará a los microorganismos dañinos y permitirá que los sustratos descansen.

Antes de la nueva siembra se debe agregar al sustrato un poco de compost para que aporte mas nutrientes y de musgo para evitar que la mezcla se compacte con el tiempo.
Re-utilización de sustratos por solarización

¿Cómo evito la presencia de plagas y enfermedades en mis macetas?
Como Todo ser vivo, las plantas son susceptibles al  ataque de plagas como insectos, ácaros, aves, etc. y de enfermedades como hongos, bacterias, virus.

La prevención se basa en la realización de algunas actividades como son:
ü  Revisar las plantas de arriba hacia abajo y viceversa cada 1 – 2 días de manera que apenas se detecta la presencia de gusanos pequeños o masas de huevos, puedan ser retirados inmediatamente.
ü  Ante la presencia de ácaros (puntos blanquecinos en las hojas) se debe frotar las hojas y brotes con azufre en polvo.
ü  Evitar los riegos abundantes durante el invierno de esta forma no habrán pudriciones de las plantas ni presencia de hongos en el suelo.
ü  Eliminar las hojas secas o dañadas.
ü  Evitar volver a sembrar el mismo cultivo sobre el sustrato ya cultivado con este.
 Evitar los riegos seguidos durante el invierno para evitar pudriciones

¿Tendré buenas cosechas a pesar de sembrar en macetas?
La cantidad y calidad de las cosechas dependerá del cuidado que realices durante todo el crecimiento del cultivo con el riego permanente, el abonamiento, etc. Además de dos factores claves: El tamaño de las macetas (a mayor tamaño mayor cosecha) y la intensidad de luz (a mayor intensidad mejores cosechas).

El momento adecuado de cosecha depende del gusto del horticultor, el cual puede ser para obtener hortalizas bebe u hortalizas maduras. Sin embargo mientras se espera que las hortalizas maduren se puede ir sembrando almácigos para tener mayor cantidad de cosechas al año.
Planta de col creciendo en una maceta